Buñuelos de mi abuela

Hay sabores y olores que de inmediato te trasladan a tu infancia. Cuando además te recuerdan a alguien que ya no está, las sensaciones se intensifican. Hoy se cumple un año del fallecimiento de mi abuela, probablemente la persona a la que más he querido. Y no se me ocurre mejor homenaje que cocinar uno de los platos que más y mejor hacía: un postre, los buñuelos de pan. Olor y sabor a canela, a limón, a leche. Ingredientes sencillos y una elaboración poco complicada.

Así me han quedado los buñuelos de mi abuela. Los que ella hacía tenían mejor pinta

Como en todos los postres de la cocina tradicional, es difícil obtener una receta exacta en lo que a cantidades se refiere, pero allá va. Cifras basadas en recuerdos y en la experimentación que he realizado durante los últimos días.

Ingredientes para 12 buñuelos:

– 1 litro de leche entera

– 4 huevos

– Pan del día anterior. Una barra, una torta rústica… lo que sea, pero con mucha miga

– 4 cucharadas de azúcar

– Ralladura de un limón y de una naranja

– Un chorrito de anís

Elaboración:

1. Ponemos en una cazo la leche, con la canela, la ralladura de las frutas y la mitad del azúcar. Llevamos a ebullición, y dejamos templar fuera del fuego.

2. Quitamos la corteza del pan, cortamos las migas duras en trozos pequeños y las colocamos en un bol. Añadimos cucharadas del preparado de leche anterior. Lo hacemos hasta que las migas no absorban más leche, pero sin que quede líquido sobrante.

3. Batimos los huevos y se lo añadimos a la mezcla de miga con leche, junto con el resto del azúcar y el chorrito de anís. El resultado no debe de ser líquido, sino pastoso. Con dos cucharas, hacemos bolas del tamaño de una albóndiga.

4. En una sarten muy caliente, freímos las bolas de masa hasta que estén bien doradas. Dejamos escurrir el exceso de aceite.

5. Colocamos los buñuelos en una cazuela junto con el resto de la leche infusionada con la canela y las ralladuras de frutas, y llevamos a ebullición. Mantenemos así unos 5 minutos, sin que lleguen a deshacerse.

6. Servimos en un plato hondo, uno o dos buñuelos calientes inundados de leche y con un poco de canela en polvo.

Buen provecho… (un beso, Abue)

Anuncios

10 thoughts on “Buñuelos de mi abuela

  1. Felicidades por el blog Rubén!! estos buñuelos de la abuela son irresistibles.

    Me gustaría presentarte los productos de http://www.Tradissimo.es con los que podrás cocinar, crear nuevos aderezos, decorar platos, dar a tus postres un toque mágico…

    Con nuestros productos deshidratados podrás aportar color, sabor, textura sin perder las propiedades nutritivas de los alimentos.

    Te animas a probarnos?

    bss
    Olga

      • Tienes razón, Rubén, ya que no están cocidos en vino. Pero en mi casa y en la de mi abuela se hacían como en la de la tuya: Cocidos en leche infusionada.
        He descubierto tu blog por casualidad, ¡¡ me gusta!!. Y también el estilo de tu escritura. Enhorabuena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s