Diario de un aprendiz de cocina (IV)

¿Estás a dieta? ¿Te gustan la cebolla y el pimiento, pero los evitas en las ensaladas por su excesivo sabor en crudo o porque te repiten? Pues en las próximas líneas no vas a leer más que buenas noticias.

Pimiento saludable y en juliana

Pimiento saludable y en juliana

Ambas hortalizas son bajas en calorías, pero con excelentes propiedades nutritivas. El pimiento es una buena fuente de fibra, con bajo contenido en proteínas y sin nada de grasa. La cebolla es diurética, depurativa y ayuda a reducir el nivel del colesterol. Parecen el complemento perfecto para cualquier ensalada, ¿verdad? Pero a veces las evitamos porque su fuerte sabor suele hacer estragos en el estómago. Pues bien, la lección que he aprendido esta semana es que se pueden comer en crudo sin que repitan.

El método es sencillo. Primero cortamos las hortalizas en juliana, en tiras finas, algo no muy complicado. Después, las metemos en un bol y echamos un puñado abundante de sal gorda. Que no salten las alarmas en los hipertensos, que la sal no quedará incorporada a los ingredientes. Aplastamos la mezcla con el puño y sin miedo, porque las hortalizas no van a romperse, está comprobado. Veremos cómo sueltan un líquido después de un rato. Escurrimos bien la cebolla y el pimiento para eliminar toda la sal, y dejamos en remojo hasta que vayamos a utilizarlos en la ensalada.

Así ni repiten ni tienen un excesivo sabor. ¡Probadlo! De nada

Anuncios

2 thoughts on “Diario de un aprendiz de cocina (IV)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s