No a los ¿turrones? modernos

Sabes que el mundo conocido se nos va de las manos cuando te cuesta localizar turrón de Jijona en la sección navideña de un supermercado. Y no porque sea un producto en vías de extinción, no, es que cada año salen al mercado más tabletas de sabores insospechados disfrazadas de turrón. Nos invaden, y el asunto está desbocado. Cuando piensas que los fabricantes no pueden devastarte más que en la última campaña navideña, vas y te tropiezas con engendros como estos:

Turrón de chocolate ‘Minnie’.

Minnie enturronada

Minnie enturronada

Con esto ya podemos decir que el imperio ‘Disney’ ha llegado a casi todos los sectores. Casi, porque aún le falta comercializar papel higiénico con la cara de Pluto. Está bien, es rosa y sale Minnie, un color y un personaje que no pasarán desapercibidos para las niñas que acompañen a sus padres en la compra de dulces navideños. Como esta historia se trata de consumir sin sentido, pues esta ponzoña caerá en más de un carro. Porque, ojo, además incorpora ¡¡recortables de Minnie!!

Turrón de chocolate con galletas ‘Chiquilín’.

Chiquilín+chocolate=¿turrón?

Chiquilín+chocolate=¿turrón?

Nos gusta el chocolate, sí. También nos parecen irresistibles las galletas ‘Chiquilín’. ¿Pero qué necesidad hay de juntarlo todo y hacerlo en forma de turrón? Es más, ¿queremos tomar esas galletas como postre de una pantagruélica cena a base de marisco? En el envase podemos leer que el fabricante, ‘Lacasa’, lleva dedicándose a estos menesteres navideños 160 años. Triste forma de evolucionar, y no olvidemos que no hace mucho nos sorprendieron con el turrón de ‘Lacasitos’…

Praliné de natillas con galletas María.

Las natillas, mejor con cuchara

Las natillas, mejor con cuchara

Los creativos de ‘Lacasa’ no se dan por vencidos, y parecen haberse propuesto meternos a calzador repostería poco adecuada en las comilonas navideñas. Amigos fabricantes, ¿ustedes creen que en el hipotético caso de apetecerme unas natillas el 25 de diciembre, no me las haría? Por mucho que las acompañen de presuntas galletas María. Estamos ante un caso de fallida glamourización navideña de un postre ‘viejuno’. Al menos no se atreven a llamarlo turrón.

Mi repulsión hacia este tipo de perversiones reposteras está justificada, como lo debe de estar todo odio, claro. Para empezar, si buscamos la definición de “turrón” en el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua aparece esto:

          Turrón. 1. m. Dulce, por lo general en forma de tableta, hecho de almendras, piñones, avellanas o nueces, tostado todo y mezclado con miel y azúcar.

                               2. m. Nic. Bola de harina de trigo bañado con miel de rapadura.

                               3. m. irón. coloq. p. us. Destino público o beneficio que se obtiene del Estado.

Obviemos la tercera acepción, que este blog no va de sacar jugo a ese potencial, y quedémonos con la primera. Ya vemos que no aparece por ningún lado ni “Minnie”, ni “chocolate”, ni “Chiquilín”. Por lo tanto, etimológicamente, esas aberraciones de las fotos de aquí arriba no pueden llamarse turrones, porque simplemente no lo son.

Más. Echemos ahora mano de la historia. El origen del turrón hay que buscarlo en la zona de Levante y Cataluña. Durante la dominación árabe, por aquellos lares ya se comía una tableta dulce a base de miel y frutos secos. En el siglo XI ya hay escritos catalanes en los que aparece esa receta junto a la palabra “torrat”, que según la opinión más extendida, es origen del “turrón”. Unos siglos después, en el XVI, aparecen escritos en Jijona, que hablan del dulce con los mismos ingredientes, pero con los frutos secos molidos. La historia también detalla de qué está compuesto este postre.

Es evidente, un turrón sólo es turrón si entre sus ingredientes se encuentran frutos secos, miel y algún tipo de azúcar. Todo lo demás, no es turrón. Señores empresarios, fabriquen lo que quieran, con los ingredientes que consideren oportunos, véndanlos, pero no los llamen turrones, por favor.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 3.0 España.

Anuncios

5 thoughts on “No a los ¿turrones? modernos

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Uff mi madré compró (creo que por equivocación) turrón de Suchard, o como se escriba, con Oreo y está muy malo. No me gusta nada. Así que muy de acuerdo con tus palabras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s