La fabada en tiempos de crisis (‘Casa Florinda’, Las Regueras)

A mí es que la crisis económica no me da más que alegrías… culinarias. Los restaurantes y fondas se han puesto las pilas y ofrecen unos menús del día buenos y baratos. Y la lógica dice que mejores precios vienen acompañados de más clientes, una forma de tratar de esquivar la época de vacas flacas para el sector hostelero. Descuidad, que no voy a perder el tiempo teorizando sobre leyes de mercado…

'Casa Florinda'. El templo desde el exterior

‘Casa Florinda’. El templo desde el exterior

Y de esto que vas y te topas con templos del menú del día. ‘Casa Florinda’ está en Las Regueras, lejos del mundanal ruido. Hay que ir en coche y está, digamos, a desmano, pero aún así hay que reservar mesa para comer si no te quieres quedar salivando en la puerta. Primer indicio de que estamos ante un lugar de peregrinaje: exclusividad.

Comedores hasta arriba, con capacidad para unos cuarenta comensales. Si te acercas en un día frío y miras por los enormes ventanales no puedes distinguir qué hay en el exterior, el vaho acumulado te lo impide. La explicación la encuentras en las decenas de legumbreras llenas de humeantes fabadas que hay sobre las mesas. Segundo indicio de que ‘Casa Florinda’ es un santuario: todo el mundo pide lo mismo. Porque la otra propuesta de primer plato que incluye el menú ofende a los más tragaldabas: o ensalada mixta o fabada. Está clara la opción.

20170223_143104

Fabes mantecosas, como tiene que ser. Compango sabroso, como tiene que ser. Caldo ni muy líquido ni muy espeso, como tiene que ser. Ligero sabor a azafrán, como tiene que ser. Y la tercera clave que nos indica que estamos en un templo: cantidad abundante de fabada, como tiene que ser.

Esto, acompañado de un segundo plato a base de patatas fritas y huevos o jamón, más vino y más un postre (buenísimos arroz con leche y cuajada caseros) por 10 euros todos los jueves. OCHO EUROS. Cuarto indicio de que hay que venerar a Florinda y su hogar: es baratísimo.

Según estoy escribiendo este post, me estoy arrepintiendo de descubrir este lugar a quienes no lo conozcan, porque… quinta señal: no es un lugar turístico ni demasiado publicitado.

Para la sexta señal que nos lleva a concluir que ‘Casa Florinda’ es un templo, me remito a un pequeño párrafo del ‘Breviario de la fabada’, de Paco Ignacio Taibo I:

“Reducidos al pedo clandestino, los seres humanos han tenido que buscar refugio vergonzante para encontrar la salida al exterior del aire almacenado.

Yo no me atrevería a proponer que después de la fabada todos nos convirtiéramos en “pedómanos”, ya que por falta de ensayos podía resultar un concierto poco grato; pero sí se me ocurre que la palabra pedo salga a la luz pública.

—Don Manuel, me perdonará usted, pero me voy a lanzar un pedo en el pasillo.

Y don Enrique, que se comió dos platos de fabada, deja el puro en el cenicero y sale airosamente para volver desairado; es decir, sin aire.”

Amén

Anuncios

7 thoughts on “La fabada en tiempos de crisis (‘Casa Florinda’, Las Regueras)

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Te recomiendo probar la fabada en Granda (Siero). No recuerdo el nombre pero creo que ni lo tiene! No obstante es fácil llegar ya que no hay otro. En el elefante azul de la misma carretera del polígono de Granda, justo en frente hay un camino…A 50 metros del camino, ahí.
    Menuda chapa! Pasaré en breve por allí y volveré a escribirte con el nombre y algún dato más…Soy 0 en ubicarme (y ubicaros) 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s