Carne levare. Carnaval

Me declaro fan incondicional de que haya una diosa celta de las habas y el tocino. Carna se llama. Que hace 3000 años un grupo de individuos ofreciesen esos manjares a una deidad es algo que me hace desear haber vivido en aquella época. Sería de los más devotos del poblado, sin duda. Al margen del factor religioso o supersticioso, me fascinan un par de asuntos sobre esta anécdota: uno, que ya en aquella época se aprovechase esa parte del cerdo con fines comestibles; y dos, ¿y si resulta que es ese el origen de la fabada? Huuummm… veamos…

Fabes+tocino+chorizo+morcilla

Fabes+tocino+chorizo+morcilla

Las habas no son exactamente fabes, desde luego, pero son primas hermanas, y el tocino está presente en la receta tal y como la conocemos hoy en día. Como no hay una teoría firme sobre el origen del plato más típico de Asturias, la podemos tomar como hipótesis creíble. Los celtas como creadores del maridaje habas-tocino. Lo aceptamos.

Teorías más o menos locas aparte, y dignas de un futuro post, yo mencionaba a la diosa celta porque ella, Carna, y las fiestas que se organizaban a su alrededor, se consideran origen de los carnavales. Sí, muchos otros pueblos aparte del celta rendían homenaje a sus dioses en las primeras semanas del año para tirar de superstición y conseguir buenas cosechas. Pero ella, Carna, es considerada por algunos estudiosos del tema como el origen etimológico del carnaval. Origen pagano.

Aunque lo cierto es que el carnaval tal y como lo celebramos ahora, más tiene que ver con el carne levare latín, literalmente “abandonar la carne”. Origen religioso. O lo que es lo mismo: de cómo allá por el Medievo la Iglesia Católica permitía unos días de excesos carnales y carnívoros antes de la Cuaresma, con ambos placeres prohibidos.

En este blog poco nos interesan los disfraces, las máscaras y las chirigotas. Lo que nos importa es lo que el carnaval tiene de gastronómico. Ya véis que es una fiesta con indudable origen alimentario, y que celebramos, al margen de imposiciones religiosas, con innumerables tradiciones reposteras. Sobre todo reposteras. No es lugar ni momento para enumerar los postres que en cada pueblo se elaboran estos días. Sólo diré que en mis recuerdos de infancia, el carnaval huele y sabe a orejuelas. Una delicia.

Anuncios

One thought on “Carne levare. Carnaval

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s