¿Aceptamos el canibalismo como parte de la Gastronomía?

La cena está servida

La cena está servida

El cine ha glamourizado el canibalismo en no pocas ocasiones. Lo hemos visto como forma de venganza en ‘El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante’. Uno de los cuatro personajes del título es convertido en ágape postrado en una enorme bandeja tras haber sido asado y glaseado en el horno.

Ha funcionado en clave de humor negro en ‘Tomates verdes fritos’: la carne fresca de un marido abusador termina como ingrediente fundamental de uno de los platos del menú del ‘Whistle Stop Cafe’.

Como guía de supervivencia, y basado en un hecho real, en ‘Viven’, a los pasajeros que no han perecido en una catástrofe aérea en los Andes no les queda más remedio que recurrir a lo antropofagia para evitar morir de inanición.

Y en ‘Hannibal’,  en forma de patología psiquiatra, seguro que recordamos otro momento no menos perturbador: una de las víctimas del doctor Lecter, al que escuchamos hablar con la sesera abierta, se convierte en un steak tartar.

Y hoy, esta noche, en Estados Unidos estrenan una serie de televisión sobre el protagonista de ‘El silencio de los corderos’. También se llama ‘Hannibal’, y a juzgar por las imágenes que han trascendido, seguro que nos aportará nuevos usos culinarios de la carne humana.

Venganza criminal, forma de supervivencia, patología mental. Así se nos ha mostrado el canibalismo a lo largo de la historia. Lo de comer a otros seres humanos es una práctica socialmente rechazada y legalmente sancionada, pero… ¿es parte de la Gastronomía? Sí le preguntásemos a Hannibal Lecter la respuesta sería sí, sin duda. La pregunta puede tener sentido porque al fin y al cabo el canibalismo puede ser considerado como una forma más de ingestión. Pero recordemos que la Gastronomía no es sólo el arte de preparar una buena comida (tal y como equivocadamente explica la Real Academia de la Lengua), también estudia la relación que tenemos con la alimentación y el entorno en el que se da.

En Atapuerca no había límites...

En Atapuerca no había límites…

Argumento a favor. Lo cierto es que hace 800.000 años, el canibalismo era una práctica alimentaria que no iba acompañada de demasiados prejuicios. Así los demuestran estudios del yacimiento de Atapuerca, en el que la antropofagia era habitual entre quienes vivieron allí en aquella época. Y no sólo entonces, con el paso de los milenios, lo de comerte a tus semejantes aparece en varias culturas: poblados precolombinos lo practicaban vinculado a la religión, en el Océano Pacífico algunas tribus lo ejercían (que le pregunten al capitán Cook), y los maoríes tampoco le hacen asco al asunto. Parece que sí, que desde este punto de vista sí reúne los requisitos para considerar al canibalismo como parte de la Gastronomía.

Argumento en contra. Pero sobre todo, esta práctica surge en épocas de grandes hambrunas, como única y desesperada solución de supervivencia. Los episodios se han sucedido a los largo de los últimos siglos. Sin ir más lejos, hace unas semanas nos conmocionó la historia de padres que se comen a sus hijos en una Corea del Norte sumida en la miseria y comandada por el líder supremo Kim Jong-un y sus delirios de grandeza. Aprovechar los recursos alimentarios a nuestro alcance, sí, pero como acto de desesperación, como hecho aislado y no excesivamente premeditado.

Quizás para encontrar la respuesta definitiva haya que acudir al relativismo cultural, o lo que es lo mismo: que nosotros tengamos prejuicios hacia una forma de alimentación y la reprobemos, no quiere decir que sea menos válida en culturas en las que lo asuman como costumbre. Salvando las distancias, es el mismo criterio que podemos utilizar para juzgar que algunos asiáticos se coman perros o que en Sudamérica haya quien ingiera insectos de forma habitual. Son formas de aprovechar tus recursos alimentarios, y por lo tanto, todas son formas de Gastronomía. He dicho. Se abre el debate.

Anuncios

6 thoughts on “¿Aceptamos el canibalismo como parte de la Gastronomía?

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Hola, Rubén:

    Espero no tener que necesito presentarme oficialmente: haz memoria y me recordarás, porque te felicité en persona por el contenido de tu blog hace unas semanas, durante la cobertura de una inauguración de grabados en el Museo Arqueológico de Oviedo (con la Consejera de Educación y Cultura presente) y te sonrojaste. Efectivamente soy esa “mujer”. Como no quiero hacerte pasar un mal rato, vamos a dejarlo aquí.

    Ayer me acordé de ti, concretamente de tu petición sobre recomendaciones de libros de gastronomía. En RNE Radio 1, entrevistaron a los 3 autores del libro “Comer o no comer”, son Antoni Orti Aparisi, Raquel Bernacer y Ana Palencia, editado por Planeta, deshacen mitos sobre la comida y las dietas. Asociado a él comentaron un segundo libro sobre gastronomía y “vivencias personales”, que puede interesarte: “Comer y beber a mi manera” de Manuel Vicent, editado por Alfaguara.

    Eso es todo, un saludo y felicitaciones renovadas.

    Azucena.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s