‘MasterChef’, la cocina como espectáculo

masterchefJusto antes del estreno de la edición española de ‘MasterChef’, un indicativo en la pantalla nos dice que lo que veremos tiene un “patrocinio cultural”, una marca de electrodomésticos sufraga parte del coste. Bien, pienso, parece que en TVE se han decidido a tratar al programa como un evento cultural, gastronómico. Pero una vez pasados los 100 minutos (¿cuándo aprenderemos en España a reducir la excesiva duración de todos los formatos?) de emisión, me queda claro que no, que lo del “patrocinio cultural” es una estrategia de la cadena para abaratar gasto de producción, que en ‘MasterChef’ prima el reality show y el espectáculo sobre la Gastronomía.

No falta en ‘MasterChef’ ninguno de los ingredientes de un reality show clásico: concursantes tratando de cumplir el sueño de su vida y juzgados por unos individuos dispuestos a masacrar. La españolización se deja ver en que hay competidores elegidos para contentar a todos los sectores de la población. El jurado… bueno, el jurado peca de exceso de hieratismo y rigidez mental. Tenía ciertas expectativas en ver al niño prodigio de la cocina española, Jordi Cruz, en este formato, pero de momento su participación ha sido decepcionante. Yo si fuera él, estaría bastante cabreado, porque poco o nada se ha explicado de los méritos que le han llevado a estar en la primera línea de los fogones patrios.

Jurado presuntamente destroyer

Jurado presuntamente destroyer

Más esquizofrenias en el programa: en un momento nos indican que los concursantes se desplazan a Extremadura para realizar una prueba. Nos darán a conocer los productos y recetas más típicos del lugar, pienso. Pero no, nos muestran un bochornoso publirreportaje sobre las Fuerzas Armadas antes de anunciarnos que en la competición se prepararán platos con la Ternera de Ávila como protagonista. ¿Ternera de Ávila en Extremadura? Un cúmulo de despropósitos.

Y otra deslocalización loca. El ganador obtiene un jugoso premio metálico y literario, pero los tres finalistas consiguen además un curso de cocina “en la mejor escuela del país”. ¿En el Basque Culinary Center? No, en la sede madrileña de la francesa academia ‘Le cordon bleu’. Eso es promocionar lo autóctono, sí señor.

Tenemos que esperar hasta la parte final de ‘MasterChef’ para dar con la parte constructiva. Elaboraciones a partir de un ingrediente, el rodaballo, en las que muy por encima se nos explica cómo tratar ese pescado para sacarle el máximo partido. Yo eché de menos un mayor protagonismo de los chefs del jurado, seguro que tenían bastante que aportar sobre las posibilidades de ese plato.

Mi esperanza era que al estar emitido en una televisión pública, ‘MasterChef’ fuera un espacio en el que primara lo cultural. España está a la cabeza de la Gastronomía mundial y TVE no le dedica a este aspecto la atención suficiente. El programa era el vehículo perfecto para saldar cuentas al respecto, pero la cadena ha optado por luchar por la audiencia dejando de lado las posibilidades del formato. De momento el tiro le ha salido por la culata: fue el programa menos visto de la noche del miércoles.

Anuncios

10 thoughts on “‘MasterChef’, la cocina como espectáculo

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Fatal fatal fatal. En los cinco minutos que aguanté escuché al jurado hablarle a un concursante y ya me pareció una patochada tipo “tú sí que vales” y basuras así… no hay manera en este país.

    Un saludo 🙂

  3. Buenas !! Yo soy extremeño y cocinero y no es que sólo tengamos solomillos a carne de cerdo , si no que también contamos con nuestra variedad de ternera , la retinto , que es todo un lujo , a parte del ovino y demás cosas .
    Totalmente indignado , tanto como extremeño como profesional que soy de la restauración .

  4. Señores, les voy a avisar de algo. La tele es espectáculo, sea o no publica y tiene que sacar rendimiento porque entonces se convierte en un pozo sin fondo de dinero para los contribuyentes. El programa es un formato estadounidense donde los cocineros son aun mas cliché y ahí si que no tienen piedad con nadie, van a matar.
    Para mi la única que sobra es Eva Gonzalez que intentando quitarse ese acentazo andaluz no hace mas que el ridículo y también enseñaría a los cocineros a llevar el guión con un poco mas de gracia y salero, vamos que no se les notara tanto que se lo han aprendido.
    Os recomiendo ver cualquiera de los programas del Chef Ramsay (entre ellos masterchef) y os daréis cuenta que estos son santos.
    Pero vamos es tu opinión y fuera a parte que no piense lo mismo el post de opinión está muy bien hecho.

  5. Pingback: ¿Cocineros sobradamente preparados? | Omacatladas

  6. Pingback: Comer en ‘Naguar’, Oviedo | Omacatladas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s