El menú histórico de ‘Casa Gerardo’, Prendes

Condensar 132 años de historia gastronómica en una comida. Resumir los platos más emblemáticos de ‘Casa Gerardo’ en un sólo menú. La esencia de uno de los restaurantes más representativos de la Gastronomía asturiana al alcance de los 250 afortunados que conseguimos hacernos con alguno de los boletos puestos a la venta por Oferplan. Un auténtico lujo.

Es un recorrido por las señas de identidad del restaurante que ahora regentan Pedro y Marcos Morán. La tradición y la vanguardia; los productos de mercado expuestos a las técnicas más modernas. Esta es la crónica de una comida histórica.

SNACKS

Casa GerardoLos snacks tienen una función clave en todo menú: preparar al estómago para la traca de los platos principales. Y en ‘Casa Gerardo’ son además un festín, una auténtica exhibición de músculo creativo. Dos no aparecen en las fotos (la ansiedad se impuso a la imagen, lo habitual): la crema de nécoras, de 1968, es una muy sabrosa bebida de este marisco del Cantábrico que no empalaga; el cóctel sólido de manzana es una imaginativa forma de servir un cóctel, con un trozo de fruta impregnado de licor, un auténtico éxito desde que entró en la carta en 2008, sobre todo en ágapes.

Oreo de cafecao y Rey Silo. Una de las creaciones más recientes de ‘Casa Gerardo’. La vista entra en juego. El ojo es engañado. Lo que parece una Oreo es un par de galletas de café y cacao rellenas de una crema elaborada a base de queso Rey Silo. Cada sabor tiene su protagonismo. No se solapan. Memorable.

Salazón de pitu de caleya. Más vanguardia. ¿Qué le pasa a un pollo de corral si le aplicamos la técnica de la salazón? Pues que la ósmosis convierte a una ya de por sí sabrosa carne en un bocado salado y agradable al paladar.

Bocadillo de quesos. Éxito desde el año 2000. Una forma diferente de asestar un bocado a una mezcla de quesos asturianos. Original presentación a base de dos láminas de pasta filo en forma de libro unidas por la delicada crema.

Croquetas de compango. Esto ya son palabras mayores. Siempre citadas entre sus preferidas por quienes han tenido la fortuna de catar casi toda la croquetada del país. Reúne los requisitos imprescindibles para convertir una croqueta en la octava maravilla: bechamel ejecutada a la perfección, con el punto exacto de cremosidad; sabor, aportado por los restos de la fabada, nada entra mejor en una croqueta, nunca unos desechos han sido tan bien aprovechados; rebozado crujiente. Una fuckin’ master piece.

PLATOS

Después de las explosiones de sabor de los snacks, después de la micrococina, llega el momento de los platos principales:

La hora del vermut

La hora del vermú

La hora del vermú. Otra de las incorporaciones recientes en la carta de ‘Casa Gerardo’. Otra muestra de buen uso de las técnicas de vanguardia. Otra manera de tomar un vermú. En dos actos. En el primer acto el líquido es convertido en gel, es acompañado por un tartar de anchoas y regado por una sopa de aceituna. Con cuchara. En el segundo acto nos comemos de un bocado una aceituna rellena de mantequilla de anchoas, gel de vermú y naranja. Contrastes acertados, sabores agradables, texturas sorprendentes.

Cristales de chopa y nabo

Cristales de chopa y nabo

Cristales de chopa. Este es otro plato reciente. No incluído en el menú histórico pero que me dio a probar Macos Morán. Es una soberbia muestra de técnica y maridajes en forma de ensalada. Chopa marinada acompañada de finas láminas de nabo ahumado y toques de apio y avellana. El conjunto deja un poso muy refrescante. Un acierto.

Merluza a la sidra

Merluza a la sidra

Merluza a la sidra. Los platos clásicos es lo que tienen, que para ser memorables han de estar perfectamente cocinados, y elaborados con materias primas de gran calidad. Aquí salta a la vista que es así. No recuerdo haber probado en los últimos años una merluza tan fresca y tan bien cocinada. En su punto exacto. La salsa de sidra tiene el punto preciso de acidez para acompañar al pescado sin apabullar.

Fabada

Fabada

Fabada. La de ‘Casa Gerardo’ no es una fabada cualquiera, es la Fabada. Fabes frescas de una exquisita textura mantecosa, inmersas en un caldo sabroso sin ser excesivamente graso. Compango de calidad. ¿Ya había dicho que los platos de tradición necesitan buena materia prima y una ejecución perfecta? Pues eso. El fruto de décadas de cocina.

POSTRES

Choco_Martini_Pasión

Choco_Martini_Pasión

Choco_Martini_Pasión. Después de una Fabada apetece algo fresco. Y es la función que desempeña este helado de fruta de pasión envuelto en gel de Martini y chocolate blanco. Agradable mezcla de sabores y texturas.

Crema de arroz con leche

Crema de arroz con leche

Crema de arroz con leche. Otro clásico básico. Buena leche, mejor arroz y exactos puntos de cocción. Proporciones que deberían estar en todos los libros de texto de las escuelas de cocina. Soberbio.

Uno, después de meterse entre pecho y espalda estos platazos con un estupendo maridaje de vinos blancos y tintos, sólo puede congratularse de que existan cocineros que sepan sacarle el máximo provecho a Asturias y a sus productos. ¡Bravo, Pedro y Marcos Morán!

Anuncios

5 thoughts on “El menú histórico de ‘Casa Gerardo’, Prendes

  1. Muy buena pinta tiene. Tengo abandonado totalmente Casa Gerardo entre mi conocida alergia a coger el coche para ir a comer fuera y alguna experiencia pasada manifiestamente mejorable.

  2. He comido hace unos meses el mismo menú. Seguro “la fabada”? Y, seguro…la crema de arroz con leche? El resto muy buena nota en contrastes y texturas, etc… Pero la fabada y el arroz con leche…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s