Comerte Boston en Gijón

No hay mal que por bien no venga. Medio país emigrando, porque a veces no queda otro remedio más que escapar (aunque me pese, no es tema de este blog hablar de los motivos que producen el asqueroso asunto), pero ojo, que cuando vuelvan del extranjero, lo harán con un importante bagaje gastronómico. No les queda más remedio que adaptarse a las costumbres alimentarias de los países en los que se asientan, y al regresar pueden surgir negocios tan interesantes como ‘Boston Chef’, en Gijón.

Sí, lo que refleja el cristal de la puerta es la playa de San Lorenzo...

Sí, lo que refleja el cristal de la puerta es la playa de San Lorenzo…

Esta es la historia de José Ángel. En cuanto entras por la puerta de ‘Boston Chef’ no duda en contarla en primera persona del singular desde el otro lado de la barra. Hace 27 años se fue a vivir a la que es considerada la más europea de las ciudades estadounidenses. Allí se enamoró de unos bocadillos típicos a base de filetes de rosbif empapados en una salsa ahumada. A base de devorarlos se quedó con la técnica y los ingredientes necesarios para, de vuelta en España, ejecutar y compartir la receta. Con su hijo, nacido al otro lado del charco, ha montado un pequeño restaurante junto al paseo del Muro de San Lorenzo en Gijón.

Aquí huele a Boston

Aquí huele a Boston

Lo que aquí ofrecen dejaría satisfecho al Chicote más exigente: una carta breve y vertebrada en dos especialidades, el Boston y el Steak & Cheese. La segunda es el típico bocata americano con bien de carne y bien de queso. Detengámonos en el Boston.

Corte bostoniano transversal

Corte bostoniano transversal

Este es el bocadillo que encandiló al propietario de ‘Boston Chef’. La base es el rosbif. Aquí cocinan buenos trozos de Ternera Asturiana en un horno entre dos y cuatro horas. Tiempo de cocción que convierte la carne en pura mantequilla. Los filetes son bañados en una salsa casera y secreta con un sabor ahumado y ligeramente picante. Compensan esa fuerza con una mayonesa más ligera. El conjunto es simplemente soberbio. Y el pan, también de elaboración artesanal, tiene el grosor y la textura precisa para sostener los filetes y las salsas sin molestar ni desintegrarse.

En fin. Yo tengo claro que este es un templo al que acudir regularmente.

Por cierto, hay tres tamaños del bocata a la venta, de 3,95, 5,95 y 8,95 euros. Y existe la posibilidad de pedirlo en forma de menú por dos euros más con unas patatas o ensalada cojonudas y una bebida.

Anuncios

9 thoughts on “Comerte Boston en Gijón

  1. Desde que me lo comentaron tengo unas ganas de ir horribles. Siempre que paso por delante me parece que está un poco desangelado la verdad, quizá en otro sitio tendría más vidilla. Gracias por la opinión, porque no había encontrado ninguna y quería saber la opinión de alguien.
    Un saludo

  2. Pingback: Así ha sido 2014 en Omacatladas | Omacatladas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s