‘Tapas y barras’

Vamos con una paradoja televisiva. La cadena pública estatal ha granhermanizado un programa de cocina de competición, mientras que el canal famoso por introducir la telerrealidad en nuestro país, le ha dado dignidad a los espacios de Gastronomía. Qué cosas. Nadie discutirá que en ‘MasterChef’ TVE se pasa por alto eso de la vocación de servicio público (nada sorprendente en los últimos tiempos) dando prioridad a la rivalidad entre los concursantes sobre la cocina; también es incontestable que el nuevo programa de Tele5, ‘Tapas y barras’, es una oda a la Gastronomía como concepto total.

Recordemos, la Real Academia Española de la Lengua, esa institución que incluirá una palabra de uso nulo, amigovio, en la próxima edición de su diccionario, la misma que ignora el uso de términos como fistro, define Gastronomía como “el arte de preparar una buena comida”. Elude lo que realmente significa: también estudia la relación que tenemos con la alimentación y el entorno en el que se da. Y de eso trata ‘Tapas y barras’, presentado-guiado por el cocinero Mario Sandoval.

Es un programa gastronómico porque no sólo nos muestra las tapas que se ofrecen en las barras que visita, también ofrece las recetas, nos presenta al cocinero que las elabora y nos describe cómo se obtienen los ingredientes.

No hay programa sobre Cantabria en el que no aparezca Revilla

No hay programa sobre Cantabria en el que no aparezca Revilla

¿Cuándo fue la última vez que una televisión nacional dedicó más de veinte segundos a la captura artesanal de la navaja? Yo no recuerdo haberlo visto más allá de en los medios de comunicación locales. Pues en ‘Tapas y barras’ durante unos cuantos y buenos minutos vimos cómo se realiza en las playas de Santander. Y nos relataron en primera persona las dificultades por las que atraviesan quienes se dedican a ello, con el riesgo de la desaparición. Oro en bruto, aunque el tratamiento del asunto se quedase en la superficie, pero la escaleta del programa iba apretada, supongo.

Además de por lo anterior, el primer programa fue la mejor promoción gastronómica que ha tenido Santander en una televisión nacional en muchos años. El cocinero Jesús Sánchez además de anfitrión y guía, se reveló como un auténtico comunicador robaplanos (¡programa para él ya!). De su mano visitamos algunas de las barras más míticas: nos metió en las cocinas del Cañadio, para enseñarnos cómo elabora Paco Quirós el guiso de rabo de toro, al que, desveló, agrega una manzana para aportar brillo al plato; vimos cómo Nacho Basurto en su gastrobar Asubio nos daba las claves de la elaboración de los chicharros; y Joseba Guijarro en la barra de Casa Lita nos enseñó cómo hay que servir las anchoas en sal como dios manda.Todo bien planteado y narrado, y con atractivas imágenes de Santander, claro. Jesús Sánchez también le dejó a Mario Sandoval los fogones de su El Cenador de Amós para elaborar un plato, con técnica de escabeche sencilla y rápida de regalo.

De momento la audiencia no ha respaldado la propuesta. Sólo seis de cada cien telespectadores escogieron ver el recorrido gastronómico por Santander. Cifra muy baja en una televisión comercial… veremos si se mantiene en la parrilla. Suficiente mérito es que Tele5 apueste por la emisión de estos contenidos más propios de una televisión pública. ¡Qué país!

Anuncios

2 thoughts on “‘Tapas y barras’

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s