Comerte los Picos de Europa en ‘Pizzastur’, Gijón

Cosas buenas de la crisis económica que nos benefician como consumidores: en algunos negocios el precio de venta y el precio de coste están más ajustados que nunca. Basta con mirar el sector pizzerías. Recordemos lo que nos teníamos que gastar hace no demasiados años en que nos trajesen una cuatro estaciones a casa, era casi una costumbre de lujo. Abrid el buzón y comprobad que ahora te traen dos y sin apenas superar los dos dígitos de desembolso. Hay quien ha espabilado, desempolvado los libros de economía y leído esa parte que dice que para ser competitivo e incentivar las ventas a lo mejor conviene reducir los precios. Y eso es bien.

Pero a lo que vamos. Resulta que ‘Pizzastur’ se trasladó hace unas semanas a menos de dos minutos de mi casa, justo al lado de mi parada habitual de bus urbano. Es trágico porque se da la circunstancia de que últimamente me he apeado en ese lugar con demasiada hambre. Y, claro, como soy débil, no me ha quedado más remedio que llevarme a casa pizzas con más frecuencia de la deseable. Que conste que por los ¿abusivos? precios de los que hablaba en el párrafo anterior, he depurado la técnica de la masa… que requiere paciencia… que se topa en ocasiones con mi lo-quiero-y-lo-quiero-ya. Y digamos que, maldita sea, he probado todas las pizzas del ‘Pizzastur’.

Es un negocio reciente, no tiene más de dos años, y como su nombre indica, apuesta por asturianizar el plato italiano más exportado y a unos precios muy competitivos. Ahí está su hueco en el saturado mercado de las pizzas. ¿Oricios? Los tienes. ¿Queso de Afuega’l Pitu? También tiene su pizza. ¿Chorizo del Alto Aller? Por supuesto que también. ¿Sidra? ¿Cómo, sidra? Pues va a ser que sí. Vendrán los integristas del tema pizza, y con razón, a decir que hay ciertos ingredientes que son intolerables sobre la masa, pero si está bueno y no me chirría en el paladar, me vale.

Subir los Picos de Europa con esto a cuestas

Subir los Picos de Europa con esto a cuestas

La belleza de la foto de aquí arriba es la novedad de la breve pero intensa carta de ‘Pizzastur’. Se llama ‘Picos de Europa’. Porque lleva de casi todo lo que se produce en los alrededores del lugar: quesos de Afuega’l Pitu, de cabra, ¡de Cabrales!, picadillo de chorizo, chorizo criollo, chorizo picante, carne… Ya vemos que no es un alimento ligero y que tampoco es muy apto en una dieta para reducir los niveles de colesterol. Ahí va un primer plano:

Subir los Picos de Europa con esto en el estómago

Subir los Picos de Europa con esto en el estómago

Efectivamente, los riachuelos de grasa recorren los Picos de Europa, pero yo prefiero llamarlos “sudor del chorizo”. ES una bomba, vaya. Lo importante es que los productos son de calidad, al menos así lo exhiben en sus redes sociales, y que la masa está simplemente perfecta: bien cocida y elaborada. El pero: ¿qué pinta el bacon y el jamón serrano en una pizza astur? Chirría.

Está claro que no es un plato para estómagos finos ni para paladares escogidos, pero todos necesitamos una dosis de cerdada de vez en cuando. Yo soy fan hasta que me colapse las arterias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s