Cata carnívora en ‘Vinoteo’, Oviedo

(Alerta para vegetarianos integristas: como bien habréis deducido leyendo el título de esta entrada, las siguientes líneas no van a ser de vuestro agrado, así que estáis a tiempo de abandonar… o de tratar de dejaros convencer sobre las virtudes de unas buenas propuestas de maridaje de excelentes carnes y embutidos con vinos de La Rioja. Hay todo un mundo ahí que os estáis perdiendo, eeeh.)

Que qué es cultura gastronómica, me preguntas. Pues es lo que hace Juanjo Cima en ‘Vinoteo’, en Oviedo: se curra unas catas de productos con las que se empeña en hacernos reflexionar sobre nuestros prejuicios en particular y derribar tópicos sobre los hábitos alimentarios en general. La protagonista de la cata que nos ocupa es la carne de vaca, en estos tiempos en los que un buen marketing consigue elevar hasta la estratosfera los precios de algunos chuletones “de marca”. Pero… ¿las carnes holandesas, suizas, japonesas o irlandesas son realmente mejores que las que tenemos más cerca de casa? Pues vamos a verlo con entrecots de vacas Simmental, Frisona Holandesa y Ternera Asturiana.

Esto de aquí arriba son los restos de una vaca Simmental alemana. Es ganado lechero y a la vez cárnico, algo poco habitual por estos lares. Podemos decir que el equilibrio entre magro y las vetas de grasa es correcto, lo que comprobamos al masticarlo porque “parece mantequilla”. Eso que dicen nuestras abuelas y que no responde más que al trabajo de la grasa fundida por el calor al ser cocinada.

Seguimos con un poco de Frisona Holandesa. Otra que en vida compagina ser surtidora de leche y criadora de buen músculo comestible. Aquí vemos que la carne presenta más infiltración de grasa blanca. A priori, de las tres especies de la cata, es la más valorada por su intenso sabor, pero hubo unanimidad entre los comensales al considerarla la menos espectacular. Eh, que eso no quiere decir que no esté cojonuda.

Por último, Ternera Asturiana. La única que no es lechera de las tres. Un pedazo de carne magra, sin apenas grasa, pero con un intenso sabor. En el mercado, es la más barata de las tres. En el espacio, es la más cercana de las tres.

Como avanzaba al principio del texto, la moraleja está clara: no apreciamos lo suficiente lo que tenemos más accesible, y perdemos la cabeza por carnes más afamadas, cuando a la hora de comparar, no salen victoriosas en la batalla del sabor. Cosas de la mercadotecnia.

20150428_221027Seguimos. En la cata no todo era carne. Tuvimos la oportunidad de probar los embutidos saludables que elaboran en ‘El Hórreo’, la pyme familiar más antigua de Asturias. Desde hace unos años, al contrario de lo habitual en empresas de su tradición y tamaño, han decidido apostar por el I+D, tal y como nos contó Joaquín Monte, director de ese departamento. El resultado que estos días está teniendo más notoriedad es el chorizo de la foto de aquí arriba, que ayuda a prevenir el cáncer colorrectal. De momento ya ha funcionado en ratones, y en breve se aplicará a personas en riesgo de padecer esa enfermedad. Es el paso previo a la comercialización del embutido que, calculan en la empresa, será posible en un par de años si los resultados son satisfactorios. El sabor y el olor es similar al de cualquier chorizo. Promete la cosa.

En la cata había vinos, claro. De la DO Rioja. Unos ‘Barón de Ley’ complemento perfecto para los entrecots, que catamos guiados por Héctor Grijalba, director comercial de la bodega. Probamos sus varietales, de los que, por sorprendente y por su carga de historia, destaco el Maturana. Una variedad de la Rioja Alavesa que durante mucho tiempo estuvo en desuso, pero que unas pocas bodegas se han empeñado en rescatar del olvido. En ‘Barón de Ley’ le dedican 23 hectáreas de momento. Es un vino intenso en nariz con notas de chocolate, tostados y tierra mojada, que en boca deja un buen equilibrio de acidez con un punto de fruta roja y maderas, con un retrogusto persistente. Diferente, no apto para todos los paladares, en mi caso ha sido un flechazo instantáneo.

En resumen, una muy interesante noche de cata que tengo que repetir más a menudo. Es una gozada poder conocer de primera mano productos y poder preguntar, repreguntar… y aprender. ¿Cultura gastronómica? Pues eso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s