Comer en ‘El Tomate Bistró’, Gijón

emotionheader_4Comida rica y punto. Es la contundente declaración de intenciones con la que ‘El Tomate Bistró’ se presenta en su página web. Una vez pasas del 2.0 al 1.0 y te metes en el local, esa ausencia de complicaciones, ese ir a lo básico, se percibe en una decoración sobria y práctica, sin aspavientos que te distraigan de lo importante, de lo que te plantan sobre el plato.

Es el modelo de negocio que proponen Andrés Poó y Sergio Fernández en Gijón, que se lanzan a ser sus propios jefes después de coincidir en la cocina de ‘La Salgar’ a las órdenes de Esther Manzano. “Era el momento perfecto para embarcarnos en esta aventura, nos veíamos muy preparados profesionalmente hablando, siempre hay algo de miedo pero para ganar hay que arriesgar”, me comentan. Los dos son jóvenes, pero con una amplia y prestigiosa trayectoria. Andrés es de México y Sergio es madrileño, por lo que no dudaron en poner a su proyecto el nombre del alimento que los conquistadores españoles trajeron de aquella zona americana y que es ingrediente imprescindible en la cocina de ambos países. Nexos alimentarios. Al tomate le han puesto bistró de apellido, porque, dicen, ese establecimiento francés define a su cocina, “sencilla y de sabores intensos”.

Esta es la crónica de una cena un día cualquiera.

Tortilla española con cuchara

20150508_224835El típico aperitivo que te sirven (cada vez en menos locales, por cierto) mientras esperas a que te traigan las viandas. Suelen ser meras anécdotas. Aquí sirve para lanzar un mensaje claro: ojo, que dominamos la técnica, prepárate para lo que viene. Tortilla de patata en texturas a la que el máximo piropo que se le puede decir es el que soltó uno de mis compañeros de mesa: “sabe a la tortilla que hacía mi abuela”. Expectativas altas.

Croquetas de jamón

20150508_231506Andrés trabajó en ‘Casa Marcial’ antes de coincidir con Sergio en ‘La Salgar’. En ambos restaurantes aprendieron de los hermanos Manzano la técnica para elaborar sus afamadas croquetas… y tomaron buena nota, sin duda. Cremosidad, sabor y rebozado crujiente. Nada más que añadir, señoría. Por cierto, también herencia de Nacho y Esther Manzano es el arroz con pitu que ofrecen en la carta.

Ensalada ‘El Tomate’

20150508_230122La ensalada que lleva el nombre del restaurante. Supongo que tiene que ser un reto ofrecer novedades en este tipo de platos. Lo diferente aquí es que en el plato la ventresca de bonito está acompañada de diferentes tipos de tomates, sabrosos, saben a lo que tienen que saber, y además se atreven a incorporar helado de tomate. Agrada el frescor que aporta.

Tostada de pulpo con ‘pico de gallo’

20150508_225844Sobre un totopo, pulpo, aguacate y ‘pico de gallo’, el aderezo mexicano a base de verduritas que podríamos comparar con nuestra vinagreta. Platillo que bien podría estar en la carta de cualquier restaurante del país americano. Todo bien ejecutado, con el pulpo en su punto correcto de cocción.

Taco de pato confitado

20150508_232630Otro platillo mexicano. Quizás ponga las expectativas por las nubes si digo que es el bocado más sabroso que he probado en los últimos meses. La mousse de guacamole es el complemento perfecto para un pato confitado muy sabroso, con una elaboración que se intuye ha sido larga en cuanto se te deshace la carne en la boca. Exquisito.

Todo bien. Pero este plato y el anterior me llevan a plantearme por qué en la breve carta de ‘El Tomate Bistró’ no se atreven a dar un paso más, a fusionar la comida mexicana con la asturiana. Sus propietarios me aclaran: “seguiremos en la misma línea con un ligero toque mexicano en nuestras propuestas, pero tampoco llegará a ser una cocina fusión”. Una pena que hay que ahogar con un buen postre:

Chocolate en texturas

20150508_234551El cacao es otro de los ingredientes que nos trajimos de tierras mexicanas hace ya unos cuantos siglos. Lo que aquí nos aportan es chocolate con diferentes elaboraciones: brownie, semifrío, mousse. Y regado con una salsa de fruta de la pasión que sirven aparte en una mini regadera. Buena técnica. Postre sabroso.

En resumen, lo que se curran Andrés y Sergio es muy interesante, con una técnica al servicio de buenos productos. Hay que estar atentos a lo que se cuecen en su cocina, porque estoy convencido de que lo mejor está por venir.

‘El Tomate Bistró’

Calle Marqués de San Esteban, 46. Gijón

984 29 71 82

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s