#SaboresIbéricosDelArco en ‘Taberna del Arco’, Oviedo

20150611_203404Te comento que en esta época del año Oviedo es el lugar perfecto para poder disfrutar del jamón ibérico en su plenitud. No lo digo yo, lo dice Marcos Lozano, que como embajador de ‘5 Jotas’ se dedica a recorrer el país para ayudar a sacar el máximo partido a la joya de la corona de los cerdos de bellota patrios. Asegura que el clima fresco y seco de la capital de Asturias es el ideal para conservar cualquier jamón en general y este en particular, y que para degustarlo lo mejor es hacerlo a 22 grados. Esa es más o menos la temperatura que hay en la Taberna Del Arco, que estos días de junio, hasta el día 21, celebra unas jornadas de ibéricos con ‘5 Jotas’ como protagonista, con catas, menús especiales y concursos que se pueden consultar haciendo clic aquí. Temperatura y época del año que vienen a convertir al local en un templo del jamón al que peregrinar.

Marcos Lozano empleándose a fondo

Marcos Lozano empleándose a fondo

Una breve charla con el embajador de ‘5 Jotas’ sirve además para derribar mitos sobre los jamones ibéricos. Comerlo servido en plato caliente es una aberración tan grande como conservarlo en una cámara frigorífica o junto a una fuente de calor excesivo. Cuenta el bueno de Marcos Lozano que alterar demasiado la temperatura del ibérico ayuda a degenerar el producto, a que sepa a rancio. Que eso de que el jamón sude no es siempre bueno. Lo mejor es guardarlo en un lugar seco y fresco, a unos 18 grados, y comerlo a 22 grados. También recomienda tapar el jamón con finos trozos de grasa que conviene cambiar cuando se ponen amarillentos, aunque lo más eficaz para conservar el producto, asegura, es cortar lonchas todos los días para que no se seque. Cortarlo y comerlo, claro, por el bien del jamón. Ejem.

20150611_203535Más. Entre corte y corte de uno de los 80.000 jamones que cada año producen en ‘5 Jotas’, le preguntamos a Marcos por el Real Decreto aprobado hace un año y que regula la calidad de los productos de cerdo ibérico. La consecuencia más visible para los consumidores es un etiquetado a base de colores: negro para los bellota 100% ibéricos, rojo para los bellota ibéricos, verde para los de cebo de campo ibéricos y blanco para los de cebo ibéricos. Negro, mayor calidad; blanco, menor calidad. Los ‘5 Jotas’ lucen una brida negra como la de la foto de aquí al lado que certifica que el jamón que comemos ha salido de un cerdo ibérico alimentado con bellotas. Según Marcos Lozano con esto se va a conseguir que la competencia deje de engañar al consumidor vendiendo como ibéricos productos que no lo son.

Un producto de lujo, sin duda, que es la estrella de las jornadas de los sabores ibéricos de la Taberna Del Arco. ¡A por ello!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s