El sándwich Club de ‘Ócean’, Gijón

Historia real. Tengo uno de esos colegas que se zampa un sándwich Club cada vez que asalta un VIPS. Uno de esos individuos que tiene colocado en su top 1 de manjares exquisitos a estas tres rebanadas de pan de molde que sujetan pollo, bacon, queso, tomate y lechuga. Un buen día me contó que pensaba que podía disfrutar del asunto porque tenía una de esas tarjetinas de fidelización del restaurante en cuestión. Que al ser de un club, podía disfrutar del Club. Me lo relató con tal ensimismamiento que me hizo plantearme su nivel de tontuna, yo que hasta ese momento lo consideraba un tipo capaz. Mientras daba bocados a su presunto privilegio, yo me encargué de desmontar su teoría a golpe de historia. Alguien tenía que hacerlo, alguien tenía que quitarle ese alelamiento de encima. Y sin ser yo el más listo del lugar, recordé en alto el origen de ese emparedado. A quien tenía enfrente le dio igual, por cierto.

Este invento es uno de esos con origen incierto que abundan en la historia de la Gastronomía. La teoría más extendida nos sitúa en un lugar concreto, en Nueva York, en un momento preciso, finales del siglo XIX. Resulta que por aquél entonces entre la alta sociedad lo petaba el exclusivo Saratoga Club House, ubicado en la misma ciudad donde, por cierto, se hicieron las primeras patatas chip de las que se tiene constancia. Doble combo de comida pop. Pues bien, en esas instalaciones de ocio un buen día al cocinero le dio por añadir una rebanada de pan a las dos del sándwich más clásico, y a meterle pollo asado, panceta, queso, tomate, lechuga y su bien de mayonesa. Al tener un volumen considerable, decidió servirlo en cuatro triángulos, para facilitar los mordiscos. Y así nació un sándwich que comenzó a llamarse Club porque se creó en este Club. Fin de la chapa histórica.

El uso y disfrute de este plato sencillo de preparar se extendió rápidamente y no tardó en popularizarse. La cadena VIPS los vende por miles, se encuentra en la carta de infinidad de hoteles y se ha versionado hasta la extenuación.

Todo esto viene a cuento porque en el ‘Ócean’ de Gijón ofrecen una versión bastante decente del sándwich Club. Un negocio, entre el Puerto Deportivo y la playa de Poniente, que asociamos más a los cócteles y la vida nocturna, pero que tiene una buena oferta gastronómica. Platos frescos, desenfadados y divertidos, apropiados para el verano. Su sándwich Club es tal que así:

El sándwich Club Ócean

El sándwich Club Ócean

Ya véis, respetan lo de dividir el sándwich en cuatro porciones, pero en el ‘Ócean’ deciden enrollar el pan e introducir dentro los ingredientes: un sabroso pollo confitado, cogollos, bacon crujiente y una salsa especial. Se devora con facilidad, y lo sirven junto a un huevo frito en el que puedes mojar los cilindros de pan bien a gustico. Bastante cojonudo. Yo ya soy fan.

Anuncios

3 thoughts on “El sándwich Club de ‘Ócean’, Gijón

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s